Discurso de la viceministra Cynthia Silva en la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente celebrada en Nairobi, Kenia

Discurso de la viceministra Cynthia Silva en la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente celebrada en Nairobi, Kenia

Nairobi, 4 de dic.- Estimado Hno. Presidente de esta Asamblea,

Excelencias, Ministros y Ministras, Hermanas y Hermanos,

Primero, permítanme expresarles el afectuoso y revolucionario saludo que les envía nuestro Presidente Evo Morales Ayma, del Estado Plurinacional de Bolivia y el Ministro de Medio Ambiente y Agua.

También deseamos agradecer a la República de Kenia por la calidez con que nos ha recibido en esta importante reunión.

 

Hermanas y hermanos,

         Esta Asamblea denominada “Un mundo sin contaminación” nos plantea un reto de una magnitud sin precedentes que sólo puede ser logrado si cambiamos el sistema.

         No podemos olvidar que la contaminación de suelos, del aire, de las aguas es un resultado de un desarrollo capitalista que no respeta los límites de la naturaleza y los derechos de los pueblos. La contaminación históricamente acumulada es el resultado de la injusta manera en que los recursos naturales se han usado y desechado, explotado y consumido, usurpado y acaparado en todas partes del mundo.

         Y tampoco podemos olvidar que los efectos de esta contaminación, la sufren principalmente los más vulnerables, la contaminación pone en riesgo los sistemas de vida de los pueblos y naciones indígenas y campesinas, y otras comunidades que dependen de manera directa de la biodiversidad y los ecosistemas naturales, aumentando la situación de pobreza en la que viven muchas poblaciones en el mundo.

         En Bolivia hemos decido revertir siglos de injusticias incluyendo la ecológica. Por ejemplo, en agua, hemos realizado inversiones sin precedentes para asegurar de manera resiliente el derecho al agua para la vida, sin descuidar el derecho al agua para la producción a través de sistemas de riego y garantizando la calidad de las fuentes de agua para la naturaleza. Hemos superado los Objetivos de Desarrollo Sostenible en este ámbito, lo que no nos detendrá hasta lograr un 100% de cobertura con calidad y oportunidad.

         Sin embargo, la contaminación de nuestras fuentes de agua en la búsqueda de lucro de algunos irresponsables, pone en riesgo esta meta fundamental, y el derecho a la salud y a una vida digna, especialmente de los más pobres.

         Es por ello que sostenemos, que es de primera prioridad encarar en esta Asamblea con seriedad los compromisos que eviten la contaminación de las fuentes de agua y debe hacerse en un marco de respeto a la soberanía, pero entendiendo que se trata de un recurso compartido, escaso y en muchos casos ya no renovable.

 

Hermanos y hermanas:

 

Otros esfuerzos que estamos haciendo para reducir la contaminación y su impacto en nuestra población:

 

  • En energía, hemos iniciado la transformación de nuestra matriz energética hacia energías renovables, incrementado además significativamente nuestra eficiencia energética, y desarrollando soluciones innovadoras  como, el sistema de transporte urbano bajo en emisiones más grande de su tipo en el mundo, “Mi Teleférico”.
  • Estamos desarrollando un Programa Nacional de la Calidad del Aire, para encarar de manera innovadora la situación de contaminación de nuestras ciudades, buscando revertir a tiempo la situación que pone en riesgo la salud humana.
  • En el marco de las convenciones de las que somos parte, encaramos los compromisos pactados de manera eficiente, dentro de un innovador enfoque de desarrollo integral. Por ejemplo, encaramos los compromisos en la reducción de sustancias agotadoras de ozono, mediante la generación de cientos de empleos técnicos e impulsando el desarrollo de microempresas para atacar el problema con capacidades que van desde medir los gases hasta manufacturar equipos menores.

 

         Estos son solo unos cuantos ejemplos para demostrar que Bolivia avanza seriamente hacia un mundo sin contaminación, desde sus  compromisos propios.

         Sin embargo, demandamos compromisos serios en la transferencia de tecnologías, intercambio de conocimientos y financiamiento sin condiciones, porque luchar por un mundo libre de contaminación, es nuestra obligación colectiva para reconstituir la armonía con la Madre Tierra de la que formamos parte.

        

Reciban un fraterno saludo revolucionario y bolivariano, desde Bolivia, Corazón del Sur.

 

Muchas gracias.


Visitas: 745.141